Follow by Email

sábado, 8 de febrero de 2014

“A mí me gustaría ser una hormiga, aunque tuviera que hacer cola para comerme los ojos de un pájaro muerto. Mucho mejor eso que hacer cola en McDonald’s” (7-8/2/2014)

Hola a todxs :3 Ahora mismo son las dos de la mañana. Me aburro y no soy capaz de dormir, por lo que he decidido escribir una nueva entrada aprovechando que mañana iré a la biblioteca a devolver y coger libros y podré subirla allí desde el móvil.

Me aburro porque… bueh, no sé xD He terminado de leer “Un cacahuete flotando en una piscina… ¿sigue siendo un fruto seco?”, de Luis Piedrahita (no siempre leo libros extranjeros ni de ficción; de hecho, me gustan las novelas que tienen datos históricos ciertos y los libros de monólogos y de humor, como los de Luis Piedrahita o los cómics de “Mortadelo y Filemón”) y no sabía lo que hacer. Y, además, no puedo dormirme por tres motivos: no tengo sueño, mi madre está hablando con su novio por Skype –como todas las noches; entre las voces que pega y lo alto que tiene el volumen del ordenador a pesar de los cascos que usa siempre que habla por Skype me entero de todo y me cuesta dormirme, sobre todo cuando me menciona, que es, al menos, una vez a la semana– y hay un grupo de adolescentes un poco “achispados” que llevan más de cuarenta y cinco minutos hablando a voces, con lo cual, y lo anterior, tengo un ruido de fondo “estupendo” ¬_¬’ Cuando no son ellxs, es una señora ebria que habla a grito pelado, o una señora que saca a su perro a pasear a medianoche o algo antes, o un coche que se roza con un pivote de la esquina (vivo en un callejón con forma de L, y el edificio en el que vivo está justo en la esquina. Como es algo estrecho,  si alguien quiere entrar en la plaza situada en el extremo del lado corto tiene que maniobrar bastante, y es muy difícil no rozar los pivotes que hay en los bordes de la acera [algún día subiré una foto de lo que os hablo]), o un coche que tiene música a todo volumen…; vamos, que desde “mi” habitación se oye estupendamente lo que hay en la calle.

Y por eso estoy aquí, quejándome de ello porque del castigo de mi madre ya me he quejado mucho… ¿Qué más da? Me voy a quejar más de ello xD

Llevo más de tres semanas castigada. Aún no sé si me levantará el castigo algún día, pero le mencioné cierto tema del que hablé con Chema hace un par de días y que iría a Málaga en verano y no puso ninguna pega, así que es posible que para verano ya pueda asarme en la calle en vez de en casa .-. Espero que sea antes, porque, como mencioné en la entrada anterior, estoy muy cansada de no poder salir casi nada de aquí; no sólo eso, teniendo en cuenta que todos los días andaba como mínimo cuarenta minutos gracias al ir y venir de la biblioteca (veinte los sábados, sólo abren por la mañana; y sin contar la media hora mínima de los martes y los jueves por ir a la escuela de idiomas), estoy haciendo bastante menos ejercicio de lo normal, y eso lo noto aunque no lleve demasiado tiempo castigada: no me duermo tan fácilmente, estoy de peor humor de lo normal y me encuentro también peor (de hecho, hacía un año más o menos que no vomitaba y durante el castigo lo he hecho dos veces, y he tenido bastantes náuseas antes de entrar en mis “días del mes”, y eso sólo me había pasado una vez antes –el pasado verano– -.-). Pero claro, a mi madre eso le da igual, su solución para eso es una manzanilla .__. ; si fuera por algo relacionado con el vientre, serviría de algo, pero no es por ello, yo sé perfectamente que es por la sensación de asfixia que siento al estar aquí todo el día metida, sin poder salir salvo seis o siete horas a la semana de casa ni visitar y salir por ahí con mi mejor amiga –o simplemente estar tranquilamente en su casa–, ni ir al grupo de conversación de inglés –que esto sí que no lo entiendo: es la única forma que tengo de practicar inglés gratis sin utilizar internet ni el móvil y no me deja ir, como es un viernes por la noche, no se cree que sea eso y cree que hace bien al no dejarme ir -.- ; encima en la escuela de idiomas han puesto uno de italiano y tampoco me deja ir, ¿cómo quiere que practique italiano si no me deja hablar con su novio o ir a ello? –. Alguien me ha comentado que hable con mi jefe y le pida que hable con mi madre; ya se lo he dicho y no creo que sea algo factible, a mi madre no es tan fácil convencerla de algo, y, además, bastante metido está ya en mi vida mi jefe como para que haga algo sí por mí, sería demasiado.

Bueno, pues ya son las tres menos cinco. Me ha pasado igual que con la entrada anterior, me ha ocupado más de lo que pensaba que ocuparía en un principio xD Ahora mismo el único ruido que viene de fuera de mi habitación es el de los cascos de mi madre (luego me dice a mí que voy a quedarme sorda por el volumen de la música que escucho y por los tipos y tipas a lxs que escucho; para que os hagáis una idea, la música y voces de sus cascos los oigo casi como si los tuviera al lado, sólo un poco más bajo -_-), y de dentro de mi habitación…, pues el de la cama, que hace bastante ruido cuando me levanto y me siento. Tengo algo de sueño, así que voy a acercarme un momento al baño y voy a ver si me duermo. Hasta la próxima entrada, cuidaos mucho :3

P.S.: Sigo buscando algún programa para Windows XP con el que averiguar contraseñas, o una aplicación para Android. Si conocéis alguna de estas dos cosas que funcione de verdad y sea gratis, decídmela en un comentario aquí o en Twitter. Gracias si dejáis alguna; si no…, beh, volveré a buscar por mi cuenta, aunque no he encontrado nada que funcione de verdad (o, en el caso del programa, que se suponga que sea buena y no necesite que la grabe en un CD-ROM  virgen para instalarla) .-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada